CREMA DE CALABACÍN Y MENTA

Comenzamos nuestro proyecto con un clásico de los pisos de estudiante como son los macarrones. Dejando a un lado la pasta sobrecocida, el tomate de bote y la lata de atún, enriquecemos nuestro primer plato con pasta al dente, una buenísima salsa de tomate casera y chorizo. Una forma muy fácil de convertirte en el/la próximo/a líder de las mañanas resacosas de domingo.

No os alarméis por el comunicado de la Organización Mundial de la Salud (OMS) donde informan que los chorizos, salchichas, hamburguesas y otros productos cárnicos procesados aumentan el riesgo de sufrir cáncer. El consumo adecuado de este tipo de carnes procesadas dentro de una dieta equilibrada nos aportan una gran cantidad de nutrientes a nuestro esbelto cuerpo. Todo en exceso es malo.

Aquí el artículo donde se desmiente el comunicado de la OMS y se aclaran algunos temas.

INGREDIENTES

1 cebolla

1 calabacín grande

1 patata

200 g de espinacas frescas

1 puñado de menta o hierbabuena

600 ml de caldo de verduras

nata fresca

picatostes de pan

PASO A PASO

  1. Picar la cebolla, la patatas en gajos y el calabacín e introducir en la olla con un poco de aceite para sofreír.
  2. Después de unos minutos, añadir las espinacas frescas y el puñado de menta o hierbabuena. Seguir moviendo hasta que las espinacas suelten todo el agua.
  3. Añadir el caldo de verduras y dejar cocer durante unos 10 minutos. Triturar.
  4. Regresar la crema a la sartén para cocer otros 5 minutos.
  5. Al servir, incorporar un poco de nata fresca, picatostes y un hilo de aceite de oliva.
  6. ¡A comer!

 c/s: cuchara sopera c/c: cuchara de café

 c/s: cuchara sopera

 c/c: cuchara de café


OCHENTA GRAMOS